La Unión Europea: el proceso de integración y la ciudadanía europea
    DE LAEKEN A COPENHAGUE - COLECCIÓN DE ARTÍCULOS PERIODÍSTICOS
 


   

Vuelta a la colección de artículos

Del euro a la ampliación
La cumbre de Laeken ha abierto la vía para superar la grave crisis de identidad que sufre la UE

CARLOS YÁRNOZ - Bruselas

EL PAIS | Internacional - 17-12-2001

La llegada del euro a los ciudadanos, el mayor paso en la construcción europea no sólo económica sino también política, coincide con la más grave crisis de identidad de la Unión. '¿Qué queremos hacer juntos?', repetía este fin de semana en Laeken a sus homólogos Guy Verhofstadt, el primer ministro belga, que se despedía como presidente de turno de la UE.

Es la pregunta del millón, y la cumbre de Laeken ha puesto las bases para responderla en 2004. La apuesta por una Constitución europea ya supone el intento de cambiar de arriba a abajo unas reglas de juego que ya no sirven para una UE ampliada a 25 o 27 Estados en ese año. La carrera ha empezado como era de esperar: con un pulso inicial entre integracionistas y federalistas, con Alemania y Bélgica a la cabeza, y los defensores a ultranza de los Estados nación, con el Reino Unido en primera línea, pero apoyado en diversos terrenos por Francia, los nórdicos o España, entre otros. Su pelea se ha dirimido en la pasada cumbre europea en el contenido del texto de la Declaración de Laeken, de un lado, y en la composición del Presidium de la Convención, el órgano que dirigirá la primera fase del debate sobre el futuro de Europa. En ambos capítulos, los federalistas han logrado sus primeras victorias a los puntos. Así, la Declaración de Laeken no sólo recoge la apertura de un proceso constituyente en la Unión, sino que plantea abiertamente la elección directa del presidente de la Comisión Europea, apunta el camino para la creación de un Gobierno europeo, dibuja un sistema penal común e incluye a las regiones en el debate sobre el reparto de competencias en la UE. En cuanto al Presidium, integrado por 12 personas, Verhofstadt ha logrado colocar, junto al controvertido ex presidente francés Giscard d'Estaing, a dos hombres de indudable fe integracionsita europea: el italiano Giuliano Amato y el belga Jean-Luc Dehaene. La crisis y la indefinición, sin esperar al debate que se lanzará, han quedado también patentes en Laeken en otros capítulos.

Con su bendición a la euroorden y a la fijación común de penas contra los terroristas, la UE ha culminado en esa cumbre avances logrados en un tiempo récord en el área de la seguridad común, obviamente impelidos por los ataques del 11 de septiembre.

Pese a todo, el punto más negativo de la cumbre tuvo de nuevo su origen en la defensa mezquina de los intereses nacionales, y los Quince fueron incapaces de ponerse de acuerdo en el reparto de sedes de agencias europeas. Silvio Berlusconi se unió a Jacques Chirac y ambos bloquearon el reparto propuesto por Bélgica. A partir de enero, al Gobierno español le tocará abordar los capítulos más delicados de la negociación para la ampliación: la política agrícola común y la regional (incluye los fondos europeos). En pleno periodo electoral francés, pocos confían en que logre sus objetivos. Para José María Aznar, no obstante, su principal meta va por otros derroteros: la lucha contra el terrorismo.

Vuelta a la colección de artículos

Introducción| Proceso de Integración | Orígenes 1919-1939 | Orígenes 1945-1957 | Tratados de Roma| Acta Única Europea| Tratado de Maastricht | Tratado de Amsterdam | Desafíos del futuro | Tratado de Niza | Ciudadanía Europea | La Ciudadanía de la Unión | Ciudadanía e Identidad | Glosario A-E| Glosario F-Z| Cronología | Biografías | Enlaces | Textos | Versión en Inglés | Versión en portugués | Home |

Web de Juan Carlos Ocaña  
Profesor de Geografía e Historia
I.E.S. Parque de Lisboa 
Alcorcón (Madrid) 
ESPAÑA