La Unión Europea: el proceso de integración y la ciudadanía europea
    DE LAEKEN A COPENHAGUE - COLECCIÓN DE ARTÍCULOS PERIODÍSTICOS
 


   

Vuelta a la colección de artículos

Los Quince acuden hoy a Copenhague para aprobar una histórica ampliación de la UE
Los líderes europeos extienden la Unión al Este y se disponen a abrir las puertas a Turquía

C. YÁRNOZ / B. ESTERUELAS, ENVIADOS ESPECIALES - Copenhague

EL PAÍS | Internacional - 12-12-2002

Los líderes de la Unión Europea acuden hoy a Copenhague dispuestos a dar oficial y definitivamente la luz verde a una histórica ampliación de la UE que dará paso a la reunificación de Europa. A la vez, los Quince abrirán las puertas a Turquía al pactar una fecha de referencia para iniciar las negociaciones de adhesión con Ankara, que ayer mismo recibió otro explícito apoyo de George W. Bush a sus aspiraciones. Los 28 líderes (los Quince más los candidatos) que coincidirán en la capital danesa tienen por delante dos días de vértigo. La cumbre puede prolongarse hasta el fin de semana, para superar los últimos escollos. El presidente de la Comisión, Romano Prodi, aconsejó ayer a los líderes que actúen en Copenhague con "un sentido de perspectiva histórica". Es decir, sin que los Quince se empeñen en no aumentar la cicatera factura de la ampliación y sin que los candidatos se obcequen en lograr más dinero a toda costa. Si no, existe el riesgo del fracaso de última hora. Eso ocurrirá si no hay acuerdo con Polonia, el país para el que realmente se ha diseñado esta ampliación (tiene 38,6 millones de habitantes, mientras los otros nueve aportarán 36,2 millones a los 378,7 de la actual Unión).

Los Quince acordaron en octubre una factura de 39.297 millones de euros para el periodo 2004-2006. La Comisión, junto con la presidencia danesa, ofreció después 1.300 millones más a repartir, aunque los Quince rechazaron ese suplemento el martes pasado. Pero ni siquiera ese aumento satisface a Polonia, a la que le corresponden 19.000 millones de la cantidad total. Varsovia quiere al menos otros 900 millones, además de mayores ayudas a la agricultura, un sector que ocupa al 19,2% de la mano de obra polaca aunque sólo aporta el 3,4% del PIB del país.

Portavoces oficiales de Francia, en línea con otros países grandes, expresaron ayer su disposición a ir "algo más lejos" de los 39.297 millones pactados hace dos meses, pero advirtieron que la propuesta de la Comisión es "lo máximo de lo máximo" a lo que Polonia puede aspirar. Hoy los Quince cerrarán una oferta final que mañana presentarán a los diez candidatos con un mensaje claro: "O lo tomas o lo dejas", como insisten fuentes oficiales de la Comisión. El Gobierno polaco de coalición, del que forma parte el Partido de los Campesinos, ha subido tanto el tono de sus exigencias que Bruselas no descarta incluso que Varsovia opte por el portazo con el consiguiente drama para toda la UE.

Y es que, como Polonia, todos los países candidatos prevén en 2003 referendos para bendecir una ampliación que se materializará en mayo de 2004. Según el último Eurobarómetro difundido ayer, sólo el 52% de los polacos apoya nítidamente su adhesión a la UE, y el porcentaje aún es menor en Lituania (48%), Chipre (47%), Malta (45%), República Checa (43%), Eslovenia (43%), Letonia (35%) y Estonia (32%). En la UE actual, el 66% de los ciudadanos apoyan la ampliación, aunque en Francia, Alemania y Reino Unido el porcentaje oscila en torno al 50%. Dos de cada tres ciudadanos de la UE cree que la operación será "muy costosa" y, lo que es peor, cuatro de cada diez es incapaz de citar un solo país candidato. Pero si el miedo y el desconocimiento son elevados entre la ciudadanía, no menos recelo levanta Turquía entre los líderes. No es el caso de España, Reino Unido e Italia, partidarios de que en Copenhague se acuerde que Ankara empiece las negociaciones de adhesión a finales de 2004 si cumple los requisitos democráticos. Alemania y Francia, apoyados por una mayoría, prefieren tener otro colchón y optan por julio de 2005 siempre que a finales de 2004 se demuestre que cumplen las condiciones.

Como dijo ayer Prodi, se trata de "no tener las manos atadas" para el futuro con Ankara, porque Turquía será sometido al "riguroso examen" que pasan todos los candidatos, aunque no parece haber sido ése el caso de la mayoría de los diez que entrarán en 2004, en los que la Comisión ha detectado elevados niveles de corrupción, incapacidad para asumir las leyes comunitarias y descontrol en sus fronteras.

El formidable apoyo de EE UU a Ankara ha jugado hasta el último momento. El nuevo líder turco, Recep Tayyip Erdogan, buscó anteayer la ayuda de Bush tras acusar el día anterior a la UE de practicar "un doble rasero", unas palabras que pronunció en Copenhague después de hablar con el presidente de la Unión, el danés Anders Fogh Rasmussen. Ayer, el titular de la Casa Blanca telefoneó a Rasmussen para interesarse por el calendario europeo para Turquía. "Nos tenéis a vuestro lado en vuestro deseo de sumaros a la UE", le había dicho Bush a Erdogan en Washington.

Y es que en Copenhague se juegan varias partidas a la vez todas ellas entrecruzadas: la reunificación de Europa, la resolución del contencioso de Chipre, el acuerdo OTAN-UE bloqueado por Turquía y hasta un primer paso para fijar los límites últimos de la Unión. Y con la amenaza de la guerra contra Irak en el horizonte.

Vuelta a la colección de artículos

Introducción| Proceso de Integración | Orígenes 1919-1939 | Orígenes 1945-1957 | Tratados de Roma| Acta Única Europea| Tratado de Maastricht | Tratado de Amsterdam | Desafíos del futuro | Tratado de Niza | Ciudadanía Europea | La Ciudadanía de la Unión | Ciudadanía e Identidad | Glosario A-E| Glosario F-Z| Cronología | Biografías | Enlaces | Textos | Versión en Inglés | Versión en portugués | Home |

Web de Juan Carlos Ocaña  
Profesor de Geografía e Historia
I.E.S. Parque de Lisboa 
Alcorcón (Madrid) 
ESPAÑA