Acerca  |   Glosario  |   Biografías  |   Textos  |   Mapas   |   Estadísticas  |   Imágenes  |   Cronología  |   Actividades  |   Enlaces  


Tratado de Defensa Colectiva
 del Sureste de Asia
 8 de septiembre de 1954


John Foster Dulles, Secretario de Estado
norteamericano en 1954

 


CONTACTA


Textos
Inicios del siglo XX | Primera Guerra Mundial | Entreguerras 1919-1939 | Segunda Guerra Mundial | La Guerra Fría | El Fin de la Guerra Fría


Las Partes de este Tratado, reconociendo la igualdad soberana de todas, reiteran do su fe en los fines y principios establecidos en la Carta de las Naciones Unidas y su deseo de vivir en paz con todos los pueblos y todos los Gobiernos: reafirmando que, de acuerdo con la Carta de las Naciones Unidas, mantienen el principio del derecho igual y la autodeterminación de los pueblos; declaran que se esforzarán seriamente, por todos los medios pacíficos, en ayudar a todos los países, cuyos pueblos lo deseen, a asumir la responsabilidades de administrarse por sus medios y a asegurar la independencia de todos los países deseando fortalecer la organización de la paz y libertad y a defender los principios de democracia, libertad individual de derecho a mejor nivel de vida y al desarrollo de los pueblos en la zona del Tratado; pensando declarar pública y oficialmente su sentimiento de unidad para que cualquier potencial agresor aprecie que las partes se mantienen juntas en el área del Tratado y deseando, además, seguir coordinando sus esfuerzos para una defensa colectiva que preserve de la paz y seguridad.

Convienen lo siguiente:

Art. 1. Las Partes se comprometen, como se establece en la Carta de las Naciones Unidas, a resolver cualesquiera disputas internacionales en que se vean envueltas, por medios pacíficos, en tal forma que la paz, seguridad y justicia internacionales no corran peligro, y a abstenerse en sus relaciones internacionales de la amenaza o el uso de la fuerza en cualquier forma incompatible con el fin de las Naciones Unidas.

Art. 2. Con el fin de lograr más eficazmente los objetivos de este Tratado, las partes, separada y conjuntamente, por medio de continua y efectiva ayuda mutua, mantendrán y desarrollarán su capacidad individual y colectiva para resistir el ataque armado e impedir y contrarrestar las actividades subversivas dirigidas desde fuera contra su integridad territorial y su estabilidad política.

(…)

Art. 4. 1. Cada parte reconoce que la agresión por medio del ataque armado en el área del tratado contra cualquiera de las partes o contra cualquier Estado o territorio que designen después las partes por convenio unánime, pondría en peligro su propia paz y seguridad, y acuerda que en tal caso actuará para hacer frente al peligro común, de acuerdo con sus procesos constitucionales. Las medidas tomadas bajo este párrafo serán comunicadas inmediatamente al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

2. Si a juicio de cualquiera de las partes están amenazadas en cualquier forma que no sea por ataque armado la inviolabilidad o la integridad del territorio o la soberanía o independencia política de cualquiera de las partes en el área del tratado o en cualquier otro Estado o territorio al que se aplican las disposiciones del párrafo primero de este artículo o si fueran afectadas o amenazadas por cualquier hecho o situación que pudiera poner en peligro la paz del área, las partes consultarán inmediatamente con el fin de ponerse de acuerdo sobre las medidas que deben tomarse para la defensa común.

(…)

Art. 8 Tal como se usa en este Tratado, la expresión «área del Tratado» se refiere al del sudeste de Asia. Incluyendo también todos los territorios de las partes asiáticas y el área general del sudoeste del Pacífico, sin incluir el área del Pacífico situada al Norte de los 21 grados 30 minutos de latitud Norte. Las partes pueden, de acuerdo unánime, enmendar este artículo para que incluya dentro del área del Tratado el territorio de cualquier Estado que acceda al Tratado, de acuerdo con el art. , o modi ficar de otra forma el área del Tratado.

NOTA DE LA DELEGACIÓN DE LOS ESTADOS UNIDOS

La delegación de los Estados Unidos de América firma el presente Tratado en la inteligencia de que su reconocimiento del efecto de la agresión y ataque armado y su acuerdo con referencia a ello en el artículo cuarto, párrafo primero, se aplican sola mente a la agresión comunista; pero afirma que, en caso de otra agresión y ataque armado, consultará bajo las disposiciones del artículo cuarto, párrafo segundo.

Manila, 8 de septiembre de 1954