Acerca  |   Glosario  |   Biografías  |   Textos  |   Mapas   |   Estadísticas  |   Imágenes  |   Cronología  |   Actividades  |   Enlaces  


Cumbre de la C.S.C.E. en París
Declaración conjunta de
22 Estados Europeos, 1990


Conferencia para la Seguridad
 y Cooperación en Europa, París 1991

 


CONTACTA


Textos
Inicios del siglo XX | Primera Guerra Mundial | Entreguerras 1919-1939 | Segunda Guerra Mundial | La Guerra Fría | El Fin de la Guerra Fría


Los Jefes de Estado de Gobierno de Alemania, Bélgica, Bulgaria, Canadá, Dinamarca, España, Estados Unidos de América, Francia, Grecia Hungría, Islandia, Italia, Luxemburgo, Noruega, Países Bajos, Polonia, Portugal, Reino Unido, República Federativa Checa y Eslovaca, Rumania, Turquía y Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas.

  • acogiendo con gran satisfacción los cambios históricos ocurridos en Europa,

  • complacidos por la aplicación creciente en toda Europa de un compromiso común en favor de la democracia pluralista, del Estado de derecho y de los derechos humanos, que son esenciales para una seguridad duradera en el Continente,

  • afirmando el fin de la era de división y confrontación que ha durado más de cuatro décadas, la mejora de las relaciones entre sus países y la contribución que ello aporta a la seguridad de todos,

  • confiados en que la firma del Tratado sobre Fuerzas Armadas Convencionales en Europa representa una contribución importante al objetivo común de una mayor seguridad y estabilidad en Europa, y convencidos de que esta evolución debe formar parte de un proceso continuo de cooperación para la creación de las estructuras de un continente más unido.

Hacen la Declaración siguiente:

1. Los signatarios declaran solemnemente que en los albores de la nueva era de las relaciones europeas ya no son adversarios, establecerán nuevos lazos de asociación y se tienden mutuamente la mano de la amistad.

2. Recuerdan sus obligaciones en virtud de la Carta de las Naciones Unidas y se reafirman en todos los compromisos contraídos por el Acta Final de Helsinki. Subrayan que los diez Principios de Helsinki son de significación primordial y que, por lo tanto se aplicarán por igual y sin reservas, interpretándose cada uno de ellos teniendo en cuenta a los demás. En este contexto, afirman su obligación y compromiso de abs tenerse de recurrir a la amenaza o al uso de la fuerza contra la integridad territorial o independencia política de cualquier Estado, de tratar de cambiar las fronteras existentes mediante la amenaza o el uso de Ia fuerza o de actuar de cualquier otra manera incompatible con los principios y propósitos de esos documentos. Ninguna de sus armas será jamás utilizada excepto en defensa propia o en cualquier forma compatible con la Carta de las Naciones Unidas.

3. Reconocen que la seguridad es indivisible y que la seguridad de cada uno de sus países está ligada indisolublemente a la seguridad de todos los Estados participantes en la CSCE.

4. Se comprometen a mantener sólo las capacidades militares que sean necesarias para evitar la guerra y asegurar una defensa eficaz. Tendrán presente la relación entre las capacidades y las doctrinas militares.

5. Reafirman que todo Estado tiene derecho a ser o no Parte en un Tratado de Alianza.

6. Toman nota, con aprobación, de la intensificación de los contactos políticos y militares entre ellos encaminados a promover la comprensión y la confianza mutuas. Celebran en este contexto las respuestas positivas que se han dado a las recientes propuestas de creación de nuevos lazos diplomáticos permanentes.

7. Declaran su determinación a contribuir activamente a concertar acuerdos de control de armamento y desarme convencional, nuclear y químico que refuercen la seguridad y la estabilidad de todos. Hacen, en particular, un llamamiento para la rápida entrada en vigor del Tratado sobre Fuerzas Armadas Convencionales en Europa y se comprometen a continuar el proceso de consolidación de la paz en Europa mediante el control de las armas convencionales en el marco de la CSCE. Acogen con satisfacción la posibilidad de que los Estados Unidos y la Unión Soviética inicien nuevas negociaciones sobre la reducción de sus fuerzas nucleares de corto alcance. (…)

10. Creen que los puntos precedentes reflejan las profundas aspiraciones de sus pueblos a una colaboración estrecha y a un entendimiento mutuo y declaran que trabajarán firmemente por el desarrollo adicional de sus relaciones de conformidad con la presente Declaración y con los principios establecidos en el Acta Final de Helsinki.

París
21 de noviembre de 1990