Una visión escéptica del crecimiento económico en los países pobres y de la ayuda al desarrollo.
 

“Tal como los aventureros de antaño, los economistas hemos tratado de dar con el objeto preciso, la clave que permitía a los pobres del trópico escapar a sus padecimientos. En diversas ocasiones creíamos haber encontrado el elixir. Los objetos precisos que ofrecimos, desde la ayuda exterior a la inversión en maquinaria, desde promover la educación hasta controlar el crecimiento de la población, desde conceder préstamos condicionados a determinadas reformas hasta la negociar la deuda en términos más favorables. Ninguno de ellos ha dado los resultados prometidos.

Los países pobres que hemos tratado con estos remedios no lograron el crecimiento que esperábamos. La región que recibió el tratamiento más intensivo el África subsahariana, no ha crecido nada. América Latina y el Oriente Próximo crecieron por un tiempo para luego desplomarse durante las décadas de 1980 y 1990. Asia del sur, otro receptor de los cuidados intensivos de los economistas, ha experimentado un crecimiento errático que la mantiene como albergue de una enorme parte de los pobres del mundo. Y más recientemente, Asia Oriental, el brillante éxito tan celebrado, tuvo su propia caída del crecimiento (de la cual algunos de los países, pero no todos, se recuperan ahora). También hemos tratado de aplicar algunos de los remedios tropicales fuera el trópico, a los países del antiguo bloque comunista, con resultados fallidos.
Así como las pretensiones de quienes clamaron haber encontrado el elixir de la vida resultaron fútiles, los economistas también hemos propuesto con demasiada frecuencia fórmulas que violan un principio básico de la economía. El problema no ha sido que fallara la ciencia económica, sino que en las políticas económicas propuestas se ignoraron algunos de los principios de la economía. ¿A qué principio básico de la economía me refiero? En palabras de un anciano erudito, «la gente hace aquello para lo cual le pagan; aquello para lo cual no le pagan, no lo hace». Un magnífico libro de Steven Landsburg, The Armchair Economist destila el principio más concisamente: «La gente responde a los incentivos , lo demás es nota a pie de página».(…)

Para que la gente encuentre la forma de pasar de la pobreza a la riqueza debemos siempre tener presente que la gente hace aquello para lo cual le pagan. Si cumplimos con el deber de garantizar que la trinidad compuesta por los donantes del Primer Mundo, los Gobiernos del Tercer Mundo y los ciudadanos del Tercer Mundo, tenga los incentivos correctos, el desarrollo económico tendrá lugar. Si no los tiene, no ocurrirá. Veremos que frecuentemente la trinidad no ha tenido los incentivos correctos, aplicándose fórmulas que violaban este principio básico de la economía, de modo que el crecimiento esperado no ha tenido lugar.”

Easterly, W. (2003), En busca del crecimiento, Antoni Bosch, Barcelona, pp. XII-XIV.

 

Ventajas y problemas del desarrollo económico

“El hombre de hoy tiene condiciones de vida incomparablemente superiores a las de sus predecesores, y esas condiciones han ido mejorando de manera tangible de generación en generación durante los dos últimos siglos. Pero también hay motivos de preocupación; precisamente el hecho de que el hombre haya resuelto tantos problemas y haya sido capaz de adaptar los elementos naturales a sus fines ha puesto en marcha mecanismo que pueden producir efectos contraproducentes. Quizá, como el aprendiz de brujo, hemos desencadenado fuerzas que en un principio resultaban beneficiosas pero que a la larga pueden volverse contra nosotros.”

Tortella, G. (2005), Los orígenes del siglo XX, Gadir, Madrid, p. 507.
 

Las consecuencias negativas de la globalización

“No es difícil extraer una conclusión de todo lo dicho: sobran los motivos para afirmar que la globalización capitalista conduce de manera inexorable a la configuración de lo que algunos expertos han descrito como la «sociedad del 20/80». En virtud de ésta, una quinta parte, el 20% de la población planetaria vivirá inmersa en la opulencia mientras las cuatro quintas partes restantes se verán abocadas a una lucha feroz por sobrevivir.”

Taibo, C. (20059, Movimientos de resistencia frente a la globalización capitalista, Edicones B, Barcelona, p. 23.

El peso de los salarios en la riqueza de la zona euro cae un 13% desde 1980

El Banco de España vincula el retroceso con el cambio tecnológico y la flexibilidad laboral

ALEJANDRO BOLAÑOS - Madrid - 07/08/2007

La creciente pérdida de peso de los salarios frente a las rentas empresariales es uno de los asuntos que más polémica han generado en los últimos meses. Un debate en el que entró ayer el Banco de España con un estudio que concluye que el retroceso ha sido generalizado en la zona euro, con una caída del 13% en el último cuarto de siglo. El informe refleja que la caída de la participación de las rentas del trabajo en la riqueza nacional se ha intensificado en España en los últimos seis años. Y relaciona esta situación global con el cambio tecnológico y la desregulación del mercado laboral.

La participación de las rentas del trabajo en la riqueza de los países desarrollados ha tomado una cuesta abajo, prolongada y pronunciada, que tiene pocos precedentes históricos. Éste es el punto de partida del estudio incluido en el último boletín económico del Banco de España, que constata la dimensión del fenómeno en la zona euro.

En España, los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística reflejan que la parte de la riqueza nacional correspondiente a la remuneración de asalariados alcanzó en 2006 su mínimo histórico, con un 46,4% del PIB. (…) La renta de los asalariados de las ocho principales economías de la eurozona, que acumulan más del 90% de la producción del área, se come la menor porción de la tarta de la riqueza desde que se comenzó a recoger datos, en 1970.

El País, 7 agosto 2007

 

 

          Textos sobre:

La primera guerra mundial

La revolución soviética

La economía de entreguerras

El fascismo y el nacionalsocialismo

La segunda guerra mundial

La guerra fría y la política de bloques

Asia, África y América Latina

El mundo comunista

El mundo capitalista

La globalización

El tránsito al nuevo milenio

Textos históricos

Cuestionarios y ejercicios

Historia del mundo
en el siglo XX

Historia de las relaciones
internacionales en el siglo XX

 


Google
Search WWW Search www.historiasiglo20.org

2010 © Juan Carlos Ocaña

Este sitio web está alojado en el
Instituto de Tecnologías Educativas