3.2. Economía

En 1950, al igual que otros países occidentales, Japón era un país empobrecido a causa de la guerra y en el que casi la mitad de la población activa se empleaba todavía en el sector agrario. Pero Japón “no partía de cero”, ya antes de la Segunda Guerra Mundial contaba con un sistema económico de probada eficacia en algunos campos y con empresarios, directivos, funcionarios y trabajadores bien cualificados.

Así, la tasa media de crecimiento del PIB per cápita japonés entre 1950 y 1973 resultó espectacular (8 %) y no fue superada por ninguna otra economía. Lo ocurrido durante esta “época dorada” de la economía japonesa tiene muchas similitudes con lo que sucedió en Europa Occidental y Estados Unidos, pero también algunas diferencias. Entre las primeras figuran las relacionadas con la mayor cooperación económica internacional.
Además, un alto consenso social y un equilibrado reparto de los frutos del progreso económico permitieron el logro de tasas de ahorro e inversión muy altas que, generando un círculo virtuoso, contribuían al crecimiento futuro. La guerra fría y, en particular, el conflicto de Corea, inclinaron a los EE.UU. a apoyar la recuperación económica de Japón. Los dirigentes políticos, empresariales y sindicales percibieron pronto las ventajas de participar decididamente en la expansión del comercio mundial. Su participación inicial consistió en la exportación de productos intensivos en trabajo relativamente barato. La capacidad para incorporar nueva tecnología a la producción industrial tuvo un papel importante en las primeras fases del crecimiento de posguerra. Se trataría, pues, de un caso en el que estaban presentes los requerimientos políticos, económicos y sociales necesarios para aprovechar las oportunidades ofrecidas por la globalización de la segunda mitad del siglo XX.

A mediados de los años ochenta, cuando Occidente atravesaba una época de dificultades ya conocidas (lento crecimiento, inflación, desempleo, etc.) y de dudas sobre el modelo económico-social adecuado a las nuevas circunstancias, Japón sorprendía al mundo. Había evitado buena parte de los principales problemas que afectaban a la economía internacional. Su capacidad para ofrecer al mundo una variada gama de productos industriales de calidad (acero, electrónica de consumo, automóviles y maquinaria eléctrica) se veía reforzada frente a sus competidores. También se contemplaban admirativamente su estabilidad institucional y sus logros en materia de salud, educación, cohesión interna y criminalidad, aunque no así en otros aspectos del bienestar (horas trabajadas, consumo, vivienda, autonomía personal, condición de la mujer, etc.).

Hacia 1990 se habían hecho ya avances significativos en la senda del desarrollo económico en algunas partes de Asia. Sobre todo en dos emplazamientos un tanto especiales, como Hong-Kong y Singapur, pero también, aunque en menor medida, en Taiwán y Corea del Sur. No obstante, Japón volvía a representar, como ya lo hiciera a finales del siglo XIX, una excepción destacada en un panorama internacional en el que el “éxito” histórico de las sociedades humanas se asociaba casi en exclusiva con el Occidente capitalista.

Este “milagro” situó, en 1990, a la economía japonesa en la segunda posición internacional con casi el 9 % del PIB mundial, por detrás sólo de EE.UU. Sus más de 120 millones de habitantes disfrutaban de un PIB per cápita muy alto: casi 19.000 dólares internacionales. Un nivel tal sólo era algo inferior al de un reducidísimo número de países occidentales que, a diferencia de Japón, llevaban largo tiempo perteneciendo al “club de los ricos”. La sociedad japonesa se situaba también a la cabeza de la clasificación mundial de Desarrollo Humano.

   La democracia japonesa                      

Autor: Rafael Dobado González              

 

Introducción

Los Estados Unidos:
la gran potencia mundial

Los Estados Unidos:
la nueva sociedad

Los Estados Unidos:
la economía

Europa: de la catástrofe de 1945 a la reunificación del continente

El proceso de unidad europeo (1945-1992)

De la CEE a la Unión Europea

Europa: la economía

Japón: de Hiroshima a segunda potencia mundial

Japón: la economía

Textos históricos

Cuestionarios y ejercicios

Historia del mundo
en el siglo XX

Historia de las relaciones
internacionales en el siglo XX

 


2010 © Juan Carlos Ocaña

Este sitio web está alojado en el
Instituto de Tecnologías Educativas