4. El conflicto del Oriente Medio

La mayor parte de los países del Oriente Medio habían accedido a su independencia de los imperios europeos antes de la segunda guerra mundial. Sin embargo, una consecuencia del Holocausto judío en Europa, la creación del estado de Israel, trastocó completamente la estabilidad de la zona alumbrando un conflicto que aún hoy sigue presente en la escena internacional.

4.1. Los orígenes del conflicto árabe-israelí

Los antecedentes del contencioso árabe-israelí se remontan a fines del siglo XIX con el nacimiento del movimiento sionista. Theodor Herzl, el fundador del sionismo, ante las discriminaciones y persecuciones que sufría su pueblo en Europa, propugnó la vuelta de los judíos a Israel, su tierra original. Así, antes de la primera guerra mundial, cuando este territorio era aún parte del Imperio Turco, grupos de judíos europeos empiezan a asentarse de forma pacífica. El holocausto nazi cambió todo y precipitó el éxodo hebreo a una tierra que había estado poblada durante siglos por árabes palestinos. Tras la segunda guerra mundial, en el mandato británico de Palestina dos pueblos se enfrentaban por el control del territorio: un millón y cuarto de árabes palestinos y más de medio millón de judíos, venidos en su mayor parte de Europa y, por consecuencia, con un nivel tecnológico y económico más desarrollado.

Tras meses de sangrientos disturbios, la ONU acordó un Plan de Partición de Palestina el 29 de noviembre de 1947. El territorio de Palestina se dividiría en tres partes: un Estado judío, un Estado árabe y la ciudad de Jerusalén, bajo el control de las Naciones Unidas.

4.2. La primera guerra árabe-israelí

El 14 de mayo de 1948, el líder israelí Ben Gurion proclamó el nacimiento del Estado de Israel en los territorios que les habían sido adjudicados por la ONU. La reacción árabe fue inmediata, cuando los británicos abandonaron la colonia el 15 de mayo, tropas egipcias, jordanas y sirias atacaron al recién nacido estado hebreo.

Pese a la desigualdad numérica, la primera guerra árabe-israelí (mayo 1948-junio 1949) concluyó con una clara victoria israelí. El nuevo estado judío pasó a ocupar el 78% de la antigua Palestina, en lugar del 55% asignado por el reparto de la ONU. Los territorios árabes que quedaron fuera de su control fueron anexionados por los estados árabes vecinos: la franja de Gaza pasó a manos de Egipto y la Cisjordania y la ciudad antigua de Jerusalén quedó en poder del reino de Jordania. La guerra fue una catástrofe para la población palestina, que fue expulsada masivamente de los territorios israelíes y se refugió en los estados vecinos. Los árabes palestinos quedaron como una población sin estado.

4.3 Oriente Medio: La crisis de Suez (1956)

El siguiente episodio importante en la historia de esta agitada región del mundo fue la crisis internacional provocada por la nacionalización del canal de Suez por el líder egipcio Nasser. Esta crisis integra el conflicto del Oriente Medio en la dinámica de la guerra fría y ha sido estudiada en otro tema.
 

                                                                                           Las guerras árabe-israelíes (1967 y 1973)

 

 

Introducción

La crisis de los imperios coloniales

La emancipación de Asia Oriental

La descolonización de África

El conflicto árabe-israelí. Los orígenes

Las guerras árabe-israelíes (1967 y 1973)

El Oriente Medio (1973-1988)

El nacimiento del islamismo yihadista

América Latina

Textos históricos

Cuestionarios y ejercicios

Historia del mundo
en el siglo XX

Historia de las relaciones
internacionales en el siglo XX

 


2010 © Juan Carlos Ocaña

Este sitio web está alojado en el
Instituto de Tecnologías Educativas