2. La emancipación de Asia Oriental

Los primeros territorios asiáticos que se emanciparon en Asia fueron las posesiones japonesas en 1945. La gran colonia europea, la India británica, fue la pionera en proceso de descolonización. Tras la India, las demás posesiones europeas fueron accediendo a la independencia en un proceso que, en algún caso como fue el de Indochina, se confundió con los conflictos de la guerra fría.

2.1. La India: la independencia y la partición

El movimiento nacionalista en la India es uno de los más antiguos. Organizado en torno al Partido del Congreso, fundado en 1885, fue liderado desde la primera guerra mundial por Mahatma Gandhi, defensor de la no violencia. Junto a su discípulo y principal líder político del movimiento, Jawāharlāl Nehru, reclamó insistentemente la independencia, concretando esta demanda en la resolución Quit India (Iros de la India) en 1942.

La victoria de los laboristas de Atlee en el Reino Unido en 1945 facilitó las negociaciones que se iniciaron ese mismo año. Muy pronto surgieron dos posturas enfrentadas, mientras que Gandhi y Nehru defendieron el mantenimiento de un único estado multireligioso, el líder de la Liga Musulmana, Ali Jinnah, planteó la partición de la colonia en dos estados, uno hindú y otro musulmán.

Tras una larga serie de violentos disturbios (1946-1947), Nehru finalmente se avino a la idea de la partición. El resultado fue el nacimiento el 15 de agosto de 1947 de dos estados independientes: la Unión India, de mayoría hindú y dirigida por el Partido del Congreso de Nehru, y Pakistán, de mayoría musulmana. Las transferencias de población que acompañaron esta partición se convirtieron en un brutal baño de sangre.

Tras la independencia, la India, el segundo país más poblado del planeta, se convirtió en “la mayor democracia del mundo”. La constitución de 1950 estableció un estado federal con libertades políticas y derecho de voto para toda la población adulta. El Partido del Congreso de Gandhi gobernó desde la independencia hasta la década de los noventa, quedando la dirección del partido y del país en manos de la familia de Nehru. A Jawāharlāl Nehru le sucedió como primer ministro su hija Indira Gandhi (nada que ver con Mahatma Gandhi) y, tras el asesinato de esta, su nieto Rajiv Gandhi.

Nehru implantó una economía socializante férreamente controlada por el estado. Los resultados fueron decepcionantes. Los economistas hablaron de la “tasa de crecimiento indio” para referirse a un crecimiento en torno al 3% del PIB que apenas compensaba el poderoso crecimiento demográfico y mantenía a la mayor parte de la población en la extrema pobreza.

Esta situación de estancamiento político y económico acabó en los noventa. A la alternancia política, con la derrota electoral del Partido del Congreso, se le añadieron reformas económicas liberalizadoras que posibilitaron que el país iniciase un vigoroso crecimiento económico.

2.2. La independencia de Indonesia

Los japoneses derrotaron y desalojaron a los holandeses en 1942, favoreciendo el desarrollo del movimiento nacionalista dirigido por Sukarno. Poco antes de retirarse las tropas niponas, el 17 de agosto de 1945, los nacionalistas indonesios proclamaron la independencia del país.

Al acabar la guerra, el gobierno de los Países Bajos intento por dos veces, en 1947 y en 1948, retomar el control del archipiélago por la fuerza. La resistencia indonesia y las presiones de la ONU y EE.UU., que llegó a amenazar con retirar a Holanda la ayuda del Plan Marshall, hicieron que finalmente, a fines de 1949, Indonesia alcanzara su independencia bajo la presidencia de Sukarno.

2.3. Indochina y Corea

Indochina (Vietnam, Laos y Camboya) formó parte del imperio francés desde la segunda mitad del siglo XIX. Corea cayó bajo el control japonés en 1907. Tras el fin de la segunda guerra mundial, el proceso descolonizador en ambos países se confundió con los conflictos de la guerra fría.

2.4. Los Tigres Asiáticos

Dos pequeños países (Corea del Sur y Taiwán) y dos ciudades (Singapur y Hong Kong) asiáticas protagonizaron un importante desarrollo económico desde principios de los sesenta. A excepción de Hong Kong, este desarrollo se basó en la intervención estatal, el espíritu empresarial, el fomento de la exportación, la alta productividad y un excepcionalmente alto ahorro de la población. Estos territorios abandonaron la condición de países subdesarrollados y entraron a pertenecer a la nómina de países industrializados desarrollados, los pequeños “tigres asiáticos”.

El desarrollo económico no se correspondió con una democratización de los sistemas políticos. En Corea del Sur, la dictadura del general Park Chung-hee se prolongó hasta 1989. En Taiwán, isla donde se refugiaron los chinos nacionalistas derrotados por Mao Zedong, el general Chiang Kai Chek gobernó dictatorialmente hasta 1975. Después, hubo que esperar hasta 1992 para que se celebraran las primeras elecciones libres. La ciudad de Singapur se independizó de Gran Bretaña en 1965. Poblada esencialmente por chinos, fue gobernado hasta 1990 por el dictador Lee Kuan-yew. Finalmente, Hong Kong fue colonia británica hasta su vuelta a China Popular en julio de 1997.

 

 

Introducción

La crisis de los imperios coloniales

La emancipación de Asia Oriental

La descolonización de África

El conflicto árabe-israelí. Los orígenes

Las guerras árabe-israelíes (1967 y 1973)

El Oriente Medio (1973-1988)

El nacimiento del islamismo yihadista

América Latina

Textos históricos

Cuestionarios y ejercicios

Historia del mundo
en el siglo XX

Historia de las relaciones
internacionales en el siglo XX

 


2010 © Juan Carlos Ocaña

Este sitio web está alojado en el
Instituto de Tecnologías Educativas