1. La crisis de los Imperios coloniales

La primera guerra mundial aceleró el desarrollo de movimientos nacionalistas en las colonias europeas en Asia y África. Tras la segunda guerra el mantenimiento de los viejos imperios se hizo insostenible. En un proceso increíblemente amplio y rápido la mayor parte de las colonias había accedido a la independencia en la década de los sesenta. Decenas de nuevos estados se unieron a la comunidad internacional.

1.1. El nacimiento de los nacionalismos (1914-1945)

La primera guerra mundial abrió el camino para el despertar de los pueblos colonizados. Las elites indígenas enviaron a sus hijos a estudiar a las universidades europeas y allí se impregnaron de las ideas de democracia y libertad. Al volver a sus países de origen sufrieron el sistema colonial que les discriminaba y les excluía de los cargos administrativos y políticos. Estos hombres formaron los cuadros de los primeros grupos nacionalistas y anticolonialistas. Cada uno tomo un sendero propio: Gandhi en la India apeló a la conciencia religiosa hindú; Burguiba en Túnez se inspiró en el nacionalismo laico del turco Kemal Ataturk; mientras que Ho Chi Minh en Vietnam unió la revolución comunista con la revuelta anticolonial.

La modernización económica -infraestructuras, hospitales, escuelas- inducida en las colonias por las metrópolis tuvo un doble resultado contradictorio. Por un lado, los adelantos médicos provocaron en el período de entreguerras el inicio de la explosión demográfica. Por otro, el desarrollo económico fue insuficiente y muy desigualmente repartido. Paro en el campo y hacinamiento en las ciudades fueron los resultados de una sociedad dislocada en la que el descontento social fue pronto aprovechado por los nacionalismos anticolonialistas.

1.2 El efecto de la Segunda Guerra Mundial

El conflicto bélico trajo una fuerte aceleración al proceso de crisis de los sistemas coloniales. Varios factores lo explican:

  • La rápida derrota de Francia, Bélgica y Holanda supuso un fuerte desprestigio de las metrópolis en sus respectivos imperios coloniales. La victoria de Japón sobre el imperialismo inglés en gran parte de Asia provocó un sentimiento similar.

  • El Reino Unido y la Francia Libre enrolaron en sus ejércitos a muchos habitantes de las colonias. Más de dos millones de hindúes lucharon en el ejército británico, decenas de miles de magrebíes se enrolaron en el ejército francés que luchó en Italia junto a los Aliados. La sangre derramada legitimó las reivindicaciones de los pueblos colonizados.

  • Las dos grandes superpotencias surgidas de la guerra, EEUU y la URSS, defendían desde diferentes criterios posturas contrarias a los viejos imperios coloniales europeos. Los norteamericanos, además de recordar su propio origen nacional, apoyaron la apertura de mercados para sus capitales y productos y el consiguiente fin de las trabas coloniales. Los soviéticos lo hicieron desde su propia ideología anticapitalista y antiimperialista.

  • El acuerdo de las dos superpotencias, al que pronto se fue uniendo el voto de los países que iban naciendo en el proceso de descolonización, hizo que la ONU se convirtiera en una gran impulsora del proceso descolonizador.

1.3 Los modelos de descolonización

Si contemplamos la descolonización, es decir, el proceso de acceso a la independencia de las antiguas colonias europeas, desde una perspectiva global podemos distinguir diversos tipos.

En lo que se refiere al nivel de violencia encontramos procesos más pacíficos y descolonizaciones mediante una guerra de independencia. En el primer caso, las metrópolis comprendieron la inutilidad de resistirse a un proceso histórico ineludible, lo que no significó que no hubiera importantes disturbios (Marruecos o Túnez) o gravísimos conflictos entre comunidades indígenas rivales (hindúes y musulmanes en la India).

Si nos fijamos en los dos grandes imperios coloniales, podemos distinguir un modelo francés de descolonización y otro británico. Tras la humillación de 1940 ante Alemania, Francia no estaba preparada para aceptar la pérdida de las colonias, algo que contemplaba como una nueva derrota. El gobierno de París trató de retener por la fuerza el imperio lo que dio lugar a un proceso descolonizador traumático. El modelo británico fue, en general, menos violento aunque en el caso de la India o Palestina, dejó tras de sí enfrentamientos (indios y pakistaníes; árabes e israelíes) que continúan en el siglo XXI.

 

 

Introducción

La crisis de los imperios coloniales

La emancipación de Asia Oriental

La descolonización de África

El conflicto árabe-israelí. Los orígenes

Las guerras árabe-israelíes (1967 y 1973)

El Oriente Medio (1973-1988)

El nacimiento del islamismo yihadista

América Latina

Textos históricos

Cuestionarios y ejercicios

Historia del mundo
en el siglo XX

Historia de las relaciones
internacionales en el siglo XX

 


2010 © Juan Carlos Ocaña

Este sitio web está alojado en el
Instituto de Tecnologías Educativas