4. La Nueva Guerra Fría 1975-1985

Las dificultades económicas del mundo occidental tras la “crisis del petróleo” de 1973 y la renuencia americana a implicarse militarmente en el exterior tras el fracaso de Vietnam animaron a Moscú a intervenir en diversas zonas del mundo. Fue un espejismo. La debilidad norteamericana era aparente. La soviética era real. El presidente Reagan volvió en los ochenta a una política de enfrentamiento con la Unión Soviética. La URSS no pudo hacer frente al nuevo desafío que venía de Washington. La debilidad económica soviética precipitó el fin de la guerra fría y el posterior derrumbamiento de la URSS.

A mediados de los setenta, EEUU mostraba signos de debilidad. La crisis económica de 1973 golpeó duramente la economía de los países capitalistas desarrollados, el escándalo Watergate en 1974 forzó la renuncia del presidente Nixon y la derrota en Vietnam en 1975 extendió la convicción en la opinión pública norteamericana de que EEUU debía evitar cualquier intervención militar en el exterior.

La URSS interpretó mal la situación internacional y se lanzó a una expansión de su influencia internacional sin tener en cuenta las serias dificultades por las que pasaba su economía.

4.1. Los avances soviéticos

El último período en la dirección soviética de Leonid Breznev fue testigo de lo que podemos denominar una engañosa expansión soviética.

  • En Asia, Vietnam era reunificado en 1975 bajo un gobierno comunista.
     

  • En América Central, la revolución sandinista de 1979 estableció un régimen revolucionario en Nicaragua con el apoyo de Moscú y La Habana.
     

  • En África, la expansión soviética fue más espectacular. A partir de 1974, se establecieron regímenes pro-soviéticos en Etiopía, Angola y Mozambique.

Envalentonados por estos éxitos, los soviéticos cometieron un grave error: intervenir militarmente en Afganistán.

Este país empobrecido, que durante el siglo XIX había sido terreno de disputa del imperialismo ruso y el inglés, volvió a convertirse en un territorio clave en las relaciones internacionales en los años setenta.

El derrocamiento del rey Zaher Shah en 1973 abrió un período de inestabilidad en el que finalmente se disputaron el poder diversas facciones comunistas enfrentadas a su vez con guerrillas islámicas. Moscú decidió intervenir para imponer un gobierno que garantizase el orden y mantuviera al país en la esfera de influencia soviética. El 24 de diciembre de 1979 las tropas soviéticas invadían el país. Se iniciaba la guerra de Afganistán.

La reacción mundial fue inmediata. La ONU y los Países No Alineados condenaron la invasión y EEUU decidió ayudar a las guerrillas islámicas que se enfrentaban a las tropas soviéticas. Se iniciaba una nueva guerra fría.

La respuesta americana al desafío soviético

 

Introducción

La división del mundo en bloques (1945-1955) Los orígenes de la guerra fría 1945-1947

Los orígenes de la guerra fría (1945-1947)

El Mundo Bipolar (1948-1955)

La "Coexistencia pacífica"
(1955-1962) El “deshielo”

Las crisis internacionales: Berlín, Oriente Medio y Cuba

La ruptura chino-soviética

La "Distensión" (1962-1975)

Hacia un mundo multipolar

Los conflictos en la era de la distensión

La "Nueva guerra fría"
(1975-1985) Los avances soviéticos

La respuesta americana al desafío soviético

Los nuevos conflictos

El repliegue soviético

Textos históricos

Cuestionarios y ejercicios

Historia del mundo
en el siglo XX

Historia de las relaciones
internacionales en el siglo XX

 


2010 © Juan Carlos Ocaña

Este sitio web está alojado en el
Instituto de Tecnologías Educativas