4.4. Los conflictos por el petróleo en Asia Central

El control del petróleo, la que aún es la más importante fuente de energía mundial, ha sido y es un elemento clave en la dinámica de la escena internacional. La industrialización de China y otros nuevos países industriales ha provocado una fuerte alza en la demanda de crudo, lo que ha hecho aún más importante el control de un recurso localizado en pocas partes del mundo y crecientemente escaso.
Ya hemos comentado la situación en el Oriente Medio. Las invasiones de Afganistán e Irak han fortalecido el control norteamericano de la zona. Ambos países rodean al Irán islámico, el gran punto de conflicto de la zona.

Sin embargo, hay una zona bastante desconocida que toma cada vez más relevancia en la pugna entre las potencias: las antiguas repúblicas soviéticas de Asia Central (Kazajstán, Kirguizistán, Turkmenistán, Tayikistán y Uzbekistán). Estos países musulmanes, donde se han establecido tras 1991 férreas dictaduras y donde la amenaza del yihadismo es creciente, tienen enormes reservas de petróleo que han hecho que las potencias, tanto mundiales como regionales, pugnen por conseguir su acceso al crudo.

EEUU y Europa, como vimos anteriormente, han extendido la OTAN hacia el este europeo incluyendo antiguas “democracias populares” y repúblicas soviéticas. La expansión hacia el oriente no ha parado ahí y, a partir de 2002, la OTAN ha creado los Planes de Acción de Asociación Individual (Individual Partnership Action Plans) con otras antiguas repúblicas soviéticas como Georgia, Azerbaiján, Armenia, Kazajstán y Moldavia. Por último, en el marco de la invasión de Afganistán, EEUU consiguió establecer bases militares en Kirguizistán y Uzbekistán. El mundo occidental ha movido sus piezas en una zona controlada por la URSS durante la guerra fría.

Como vimos, Rusia y China han reaccionado creando en 2001 la Organización de Cooperación de Shanghai (OCS), junto a Kazajstán, Kirguizistán, Tayikistán y Uzbekistán. Tras acceder como observadores, Mongolia, Pakistan e Iran han solicitado ingresar como miembros de pleno derecho. India se mantiene simplemente como observadora.

Los movimientos diplomáticos y las alianzas se despliegan por la región. Durante el siglo XIX, el Asia Central fue testigo de la lucha de dos imperialismos, el ruso y el británico, por el dominio de la región. El escritor británico Rudyard Kipling en su novela “Kim” denominó a esta pugna el “Gran Juego”. Fue una expresión que tuvo éxito y quedó ligada a la historia de las relaciones internacionales. Hoy, muchos analistas hablan del “Nuevo Gran Juego” para referirse a la lucha por el control de los recursos energéticos de Asia Central.

Asia: el nuevo centro geoestratégico del mundo                                                 

 

Introducción

Los cambios políticos en los grandes centros de poder mundial: EEUU

Europa

Rusia: la evolución autoritaria

Asia: China, India y Japón

Las dificultades de la normalización democrática: América Latina.

La inestabilidad permanente: África

Los conflictos internacionales en los inicios del siglo XX: la amenaza yihadista

Los grandes focos de tensión: Oriente Medio, Afganistán e Irán

Asia: el nuevo centro geoestratégico del mundo

Los conflictos por el petróleo en Asia Central

Textos históricos

Cuestionarios y ejercicios

Historia del mundo
en el siglo XX

Historia de las relaciones
internacionales en el siglo XX

 


2010 © Juan Carlos Ocaña

Este sitio web está alojado en el
Instituto de Tecnologías Educativas