3. La inestabilidad permanente: África


África ha iniciado el nuevo siglo sin aparentes signos de mejora. El subdesarrollo económico y la inestabilidad política siguen forzando a miles de africanos a buscar su supervivencia fuera del continente. África es un continente que sigue estando marcado por conflictos y guerras que se abaten sobre una población empobrecida. Los ejemplos son múltiples.

El conflicto de Darfur en Sudán muestra claramente como un conflicto étnico, con claros tintes de odio racial, cuando actúa en un marco ecológico en proceso de desertización puede llevar a lo que algunos denominan genocidio. La región occidental de Darfur está poblada mayoritariamente por pueblos Fur, Zaghawa y Masalit, pueblos negros musulmanes que se dedican predominantemente a la agricultura. A partir de la década de los 80, una terrible sequía se ha abatido sobre esta parte del Sahel. Los conflictos con los pueblos minoritarios árabes de la zona, los Yanyauid, que cuentan con el apoyo del gobierno islamista de Jartum, la capital de Sudán, se generalizaron en 1993, hasta 2007 han costado más de 400.000 víctimas. Un acuerdo alcanzado en 2006 no parece que haya conseguido acabar con el conflicto.

Un caso aún más brutal es el de la guerra civil en el Congo. Este país está formado por doscientos grupos étnicos agrupados en zonas diferenciadas y con lenguas diferentes. Esta complejidad étnica facilitó que en 1996, milicias hutus (Interahamwe), autoras del genocidio de tutsis en 1994 en Ruanda huyeran del gobierno ruandés tutsi, asentándose en el Congo. Las tropas ruandeses entraron en el país apoyando a milicias congoleñas agrupadas en la Alianza de Fuerzas Democráticas por la Liberación del Congo, dirigidas por Laurente Kabila. Esta guerrilla, con el apoyo de Ruanda y Uganda, consiguió desalojar del poder en Kinshasa al dictador Mobutu. A partir de ahí, Congo ha iniciado una compleja guerra que a enfrentado a diversos grupos étnicos con la intervención de tropas de Ruanda, Uganda, Angola, Zimbabwe y Nambia. En 2001 Laurent Kabila murió asesinado y fue sustituido por su hijo Joseph Kabila. Tras diferentes acuerdos de paz no respetados, en 2006, Joseph Kabila ganó unas elecciones generales con muchas irregularidades. Todas las esperanzas están puestas en que este nuevo gobierno consiga parar una violencia que, de agosto de 1998 a abril de 2004, ha causado casi cuatro millones de muertos.

Un último ejemplo de la tragedia africana lo encontramos en Zimbabwe. Este país, conocido anteriormente como Rodhesia en honor al colonizador británico Cecil Rodhes, vivió un duro régimen de apartheid, similar al que imperó en Sudáfrica. En la década de los 1980, el ZANU (Unión Nacional Africana de Zimbabwe), dirigida por Robert Mugabe, consiguió acabar con el apartheid y estableció un régimen comunista. Aunque Mugabe abandonó posteriormente sus ideas marxistas, ha llevado una política de reforma agraria que ha expulsado a la población blanca y ha alejada del país cualquier inversión extranjera. Lo que ha quedado al final es una dictadura corrupta que no respeta los derechos humanos y que ha empobrecido enormemente a una población que pugna por salir del país.

 

Introducción

Los cambios políticos en los grandes centros de poder mundial: EEUU

Europa

Rusia: la evolución autoritaria

Asia: China, India y Japón

Las dificultades de la normalización democrática: América Latina.

La inestabilidad permanente: África

Los conflictos internacionales en los inicios del siglo XX: la amenaza yihadista

Los grandes focos de tensión: Oriente Medio, Afganistán e Irán

Asia: el nuevo centro geoestratégico del mundo

Los conflictos por el petróleo en Asia Central

Textos históricos

Cuestionarios y ejercicios

Historia del mundo
en el siglo XX

Historia de las relaciones
internacionales en el siglo XX

 


2010 © Juan Carlos Ocaña

Este sitio web está alojado en el
Instituto de Tecnologías Educativas