Introducción

El derrumbe del “imperio soviético” dejó a Estados Unidos como única superpotencia mundial y creó un “vacío político” en los antiguos territorios englobados en el bloque dirigido por Moscú. Este “vacío” ha originado múltiples cambios insospechados. Quizá el ejemplo más espectacular es Europa. Con enorme rapidez, Alemania se reunificó, las antiguas “democracias populares” se democratizaron y la Unión Europea se extendió hacia el este, llegando a reunir a 27 naciones en 2006. La OTAN se ha extendido a la vez hacia el oriente incluyendo antiguas repúblicas de la URSS. La guerra civil que marcó la disgregación de Yugoslavia fue la excepción violenta en un proceso en general bastante pacífico.

El ataque terrorista al World Trade Center de Nueva York el 11 de septiembre de 2001 fue el segundo momento clave del tránsito al nuevo milenio. El yihadismo, que había ya actuado de forma cruenta en los años anteriores, asestó un duro golpe a EEUU, un país que no había sido atacado desde Pearl Harbor en 1941. La reacción de la comunidad internacional fue inmediata: la invasión de Afganistán y el desalojo del régimen “talibán” que había alojado a los terroristas de Al Qaeda. La mucho más polémica invasión norteamericana de Irak en 2003 ha complicado aún más el panorama incierto del Oriente Medio, una región donde planea la amenaza de un Irán nuclear.

Mientras tanto, en Asia, China ha protagonizado un crecimiento económico espectacular, compaginando un capitalismo agresivo con el mantenimiento de una dictadura comunista. La emergencia de China y, tras ella, el desarrollo también espectacular de la India, han cambiado de forma significativa el mapa geoestratégico mundial. Asia se configura como el continente llamado a jugar un papel preponderante en el siglo XXI. Mientras, Latinoamérica se debate por afirmar unos sistemas democráticos en estos momentos amenazados esencialmente desde la izquierda por líderes como Chavez en Venezuela, y África no consigue salir de la espiral de inestabilidad política, guerras y empobrecimiento.

 

Introducción

Los cambios políticos en los grandes centros de poder mundial: EEUU

Europa

Rusia: la evolución autoritaria

Asia: China, India y Japón

Las dificultades de la normalización democrática: América Latina.

La inestabilidad permanente: África

Los conflictos internacionales en los inicios del siglo XX: la amenaza yihadista

Los grandes focos de tensión: Oriente Medio, Afganistán e Irán

Asia: el nuevo centro geoestratégico del mundo

Los conflictos por el petróleo en Asia Central

Textos históricos

Cuestionarios y ejercicios

Historia del mundo
en el siglo XX

Historia de las relaciones
internacionales en el siglo XX

 


2010 © Juan Carlos Ocaña

Este sitio web está alojado en el
Instituto de Tecnologías Educativas