2.2. La transición demográfica a escala mundial


El crecimiento demográfico rápido de la segunda mitad del siglo XX tiene por causas la ya conocida transición demográfica –Tema 2. La ralentización del crecimiento durante la primera mitad del siglo XXI, también. La globalización no esa ajena a uno y otra.

Las mejoras en nutrición, acceso a agua corriente, atención sanitaria y otros aspectos relacionados con la mortalidad han sido notables. Ciertamente, no han llegado a todo el mundo todavía, pero sí a muchas partes. De ahí que la mortalidad se haya reducido sustancialmente. La infantil se ha reducido casi a la mitad entre 1970 y 2004. La reducción ha sido especialmente intensa en los países de nivel medio de desarrollo: de 87 a 27 por mil entre ambos años. Lógicamente, la esperanza de vida media mundial ha aumentado, pasando de 60 años en 1970-1975 a 67 en 2000-2005. Una vez más, las diferencias son notables: 78,6 y 58,3 años en los países de altos y bajos ingresos, respectivamente. Sin embargo, en este caso, los avances han sido relativamente mayores en los países pobres. En cualquier caso, la esperanza de vida actual en esos países supera ampliamente a la de los europeos de comienzos del siglo XX (46 años).

Frente a un descenso relativamente rápido de la mortalidad, la natalidad, como era de esperar, ha retrocedido más lentamente. La fecundidad media mundial (número de partos por mujer) pasó de 4,5, en 1970-1975, a 2,7, en 2000-2005. La de los países menos desarrollados se ha reducido también, pero llegó a ser 6, en 1970-1975. Sólo recientemente ha llegado a 3,9, frente a 2,1 y 1,7 en los países de ingresos medios y altos, respectivamente. Los países más pobres de África mantienen todavía tasas de fecundidad en torno a 6, lo que, sin duda, representa un serio obstáculo al desarrollo económico.

2.3. Hacia el envejecimiento.

Junto a otros cambios, la población mundial está experimentando un intenso proceso de envejecimiento: en 1950, sólo el 8% era igual o mayor de 60 años; en 2000, ese porcentaje se había incrementado en más de un tercio, pues ese grupo de edad representaba el 11%; en 2050, esa proporción se habrá doblado, llegando al 22%.

La dimensión del fenómeno alcanza una escala antes desconocida y está asociada a la creciente longevidad de la población humana. Aunque la esperanza de vida media no llega a los 50 años en el África subsahariana no llega a los 50 años, la media mundial está casi en lo setenta. En los países desarrollados, ya un quinto de la población iguala o supera los 60 años, llegando a un tercio la que lo haga en 2050. Para entonces, los países menos desarrollados se hallarán donde se encuentran ahora los desarrollados: un quinto de su población contará con 60 o más años.

Paralelamente al envejecimiento, los grupos de edad inferior a 60 años se irán comprimiendo . En consecuencia, las pirámides población de los países menos desarrollados, en las que la base es claramente más ancha que la cima, se aproximarán a las de los desarrollados, donde las diferencias entre las cohortes más de edad menor no superan tan ampliamente a las de mayor edad.

En la actualidad, la edad mediana de la población mundial es 28 años, esto es, la mitad tiene más de esa edad y la mitad menos. Ahora bien, de nuevo, la distribución por países es muy desigual: la de Uganda es de 15 años y la de Japón de 43. Como consecuencia del envejecimiento de la población mundial en el futuro, la edad mediana mundial será 38 años en 2050. Pero, mientras que, en Burundi y Uganda, será 20 años, sobrepasará los 50 en Corea del Sur.

El envejecimiento de la población mundial tendrá efectos importantes sobre aspectos básicos de la sociedad humana. No sólo está siendo necesario crear los servicios requeridos por una población en proceso de envejecimiento envejecida, sino que la proporción entre la población potencialmente activa, la que tiene entre 15 y 64 años, respecto a la de más de 64 años ha bajado de 12 a 9 (25%) entre 1950 y 2007. Esa proporción descenderá aun más en el futuro, llegando a 4 en 2050. Las repercusiones económicas del envejecimiento de la población mundial serán, pues, muy importantes. Se trata de otro de los nuevos retos de los tiempos venideros.

El crecimiento de la población                      Distribución espacial, urbanización y migraciones

Autor: Rafael Dobado González

 

Introducción

La globalización a lo largo del siglo XX: la economía

La segunda globalización y sus resultados

La demografía: el crecimiento de la población

La transición demográfica a escala mundial

Los cambios en la distribución espacial

La  economía actual: tendencias económicas de las tres últimas décadas

Los países desarrollados

China e India

La persistencia del subdesarrollo

Textos históricos

Cuestionarios y ejercicios

Historia del mundo
en el siglo XX

Historia de las relaciones
internacionales en el siglo XX

 


Google
Search WWW Search www.historiasiglo20.org

2010 © Juan Carlos Ocaña

Este sitio web está alojado en el
Instituto de Tecnologías Educativas