La integración de España en Europa.
España en la Unión Europea.
El papel de España en el contexto internacional.


La integración de España en Europa

En 1962, el Gobierno de Franco solicitó a la Comunidad Económica Europea, fundada en 1957 y antecedente de la Unión Europea, la apertura de negociaciones para la asociación con vistas a una adhesión futura. El régimen franquista era consciente que la adhesión plena era imposible. Unos pocos meses la Asamblea Parlamentaria de la CEE había aprobado una resolución en la que exigía que los países que aspiraran a ingresar en la Comunidad tuvieran un sistema político democrático.

En 1970, España firmó un acuerdo preferencial con la CEE. Limitado estrictamente al terreno comercial, el acuerdo ponía de relieve la marginación internacional del régimen franquista.

La muerte del dictador renovó las esperanzas de adhesión a una Comunidad que había sido un gran éxito económico. Las negociaciones para la adhesión se iniciaron en 1979 durante el gobierno de UCD. El proceso fue complejo. Las dudas sobre la solidez del sistema democrático español (golpe de Tejero en 1981) y sobre todo la aprehensión de determinados países ante la posible competencia de los productos españoles dilataron las negociaciones.

Tras una larga y compleja negociación, España finalmente consiguió acceder a la Comunidad Económica Europea el 1 de enero de 1986. El viejo anhelo de integración en Europa se convirtió en realidad.

España en la Unión Europea

España ha sido y sigue siendo uno de los países más "europeístas" de la Unión. A diferencia de otros países, en nuestro país no han surgido movimientos políticos significativos contrarios al proceso de integración europeo.

El ingreso en la CEE ha sido en su conjunto muy positivo para nuestro país. La adhesión a un grupo selecto de países desarrollados y democráticos ha ayudado a asentar nuestra democracia y a desarrollar nuestra economía.

En 1992, los Estados miembros instauraron el llamado Fondo de Cohesión para proyectos de medio ambiente, infraestructuras de transporte y energía en países con un nivel de renta por debajo del 90% de la media de la UE. Como consecuencia de ello, España obtuvo, junto al resto de los fondos estructurales recibidos, un inestimable apoyo para la revitalización y el desarrollo regional.

Ese mismo año la CEE cambio su nombre por Unión Europea.

Nuestro país ha participado de forma activa en todos los procesos e iniciativas emprendidas por la Unión.

El Tratado de la Unión Europea (1992) la creación de una Unión Económica y Monetaria con la introducción de una moneda única. De ella formarían parte los países que cumplieran una serie de condiciones. Finalmente, los estados miembros de la Unión Europea acordaron el 15 de diciembre de 1995 en Madrid la creación de una moneda común europea bajo la denominación de euro.

Pese a las dudas sobre las posibilidades de la economía española, nuestro país se incorporó a la nueva moneda junto a los países más desarrollados de la Unión. Los nuevos billetes y monedas empezaron a circular el 1 de enero de 2002.

El papel de España en el contexto internacional

El papel internacional de España incrementó tras el final del franquismo. La dictadura había provocado la marginación de nuestro país de las principales organizaciones internacionales, como la OTAN y la CEE. Al convertirse en una democracia, España pudo acceder a estas organizaciones y tener su voz en ellas.

Mientras que la adhesión a la CEE era un objetivo compartido por prácticamente todas las fuerzas politicas españolas, el ingreso en la OTAN, la gran alianza militar de occidente, suscitaba grandes diferencias. La mayor parte de las fuerzas de izquierda eran contrarias a una organización que veían como un instrumento de EEUU en el contexto de la guerra fría. No se debe olvidar el papel de la potencia norteamericana en el asentamiento del régimen de Franco.

El gobierno de la UCD comunicó en 1981 a la Alianza su intención formal de adherirse al Tratado de Washington. Casi de forma automática recibió la invitación del Consejo del Atlántico Norte (CAN) para iniciar el proceso de adhesión y en mayo de 1982 España se conviertió en miembro de la Organización del Atlántico Norte.

La izquierda, con el PSOE al frente, se opuso a este ingreso. Felipe González planteó la necesidad de un referéndum en el que aparentemente el PSOE pediría la salida de la OTAN. Sin embargo, el ingreso de España en la CEE provocó que Felipe González cambiara radicalmente su discurso sobre la OTAN. La negativa al ingreso en la alianza militar occidental se tornó en apoyo. González mantuvo su promesa de convocar un referéndum y pidió el voto afirmativo a la permanencia en la OTAN. El triunfo de la postura defendida por González posiblemente marcó su cenit como líder político.

Dentro de la colaboración con otros países europeos hay que destacar especialmente la colaboración con Francia contra el terrorismo etarra. Iniciada con Felipe González, ha sido un elemento clave en la derrota de la banda.

Nuestra pertenencia a la OTAN ha incrementado nuestra presencia militar en exterior de forma significativa. El caso más destacado fue nuestra participación en las acciones emprendidas por la Alianza en los conflictos en la antigua Yugoslavia (Bosnia y Kosovo) en los años noventa.

Siendo la Unión Europea y la OTAN los ámbitos esenciales de la política exterior española, nuestro país tiene especial interés por razones históricas y estratégicas en dos ámbitos geográficos: Lationamérica y el norte de África.

Las empresas españolas han penetrado de forma significativa en Latinoamérica, una presencia que a veces ha creado controversia y problemas. Las Cumbres Iberoamericanas han sido el principal vehículo para concretar nuestro interés en los países de habla hispana y portuguesa en América.

Las relaciones con los países norteafricanos, y muy especialmente con Marruecos, han sido otro eje fundamental de la política exterior española. Se alcanzaron acuerdos importantes en lo referente al abastecimiento de gas argelino y se mantiene una importante colaboración con Marruecos en temas migratorios y, recientemente, de terrorismo.