Acerca  |   Glosario  |   Biografías  |   Textos  |   Mapas   |   Estadísticas  |   Imágenes  |   Cronología  |   Actividades  |   Enlaces  


El Islamismo


El Ayatollah Jomeini lideró la primera
manifestación victoriosa del islamismo

 



CONTACTA


Glosario - Indice general
Inicios del siglo XX | Primera Guerra Mundial | Entreguerras 1919-1939 | Segunda Guerra Mundial | La Guerra Fría | El Fin de la Guerra Fría


El islamismo es una doctrina que demanda la adhesión total de los humanos a la ley sagrada del Islam  y rechaza en la medida de lo posible cualquier influencia exterior. Está imbuido de una profunda hostilidad hacia los no musulmanes y, muy especialmente, hacia el mundo occidental. Trata, en definitiva, de convertir el Islam, una religión y una cultura, en una ideología político-religiosa.

No es conveniente comparar el islamismo con religiones como el cristianismo o el judaísmo. Lo más acertado es relacionarlo con ideologías políticas totalitarias como el fascismo o el comunismo. El islamismo busca aproximarse y controlar el poder del estado para establecer sus políticas dictatoriales y totalitarias. En ese sentido, es una ideología del siglo XX que ofrece un proyecto utópico para construir un nuevo estado, una nueva sociedad, un nuevo ser humano.

El islamismo es muy diferente del Islam tradicional, es una ideología surgida en el siglo XX y que responde a problemas de una sociedad urbana con problemas económicos graves propios de su época. Aunque arrastra a mucha población pobre, sus dirigentes no pertenecen a los estratos más humildes de las sociedades musulmanas, son más bien reclutados entre clases medias relativamente prósperas y cultas.

La revolución islámica en Irán en 1979 permitió su acceso al poder político por primera vez en la historia. Otros países como Sudán y Afganistán establecieron sistemas similares. Existen importantes movimientos en muchos países árabes y musulmanes, movimientos que en muchos casos han optado por una deriva terrorista.

Los casos de Al-Qaeda y los atentados del 11 de septiembre del 2001 en Estados Unidos y las masacres en los trenes de Madrid en el 2004 o en el metro de Londres en el 2005 son ejemplos de una crueldad que no necesitan ser comentados.