Acerca  |   Glosario  |   Biografías  |   Textos  |   Mapas   |   Estadísticas  |   Imágenes  |   Cronología  |   Actividades  |   Enlaces  


La ruptura chino-soviética


Guardias fronterizos soviéticos y chinos
forcejean en el río Ussuri, 1969

 



CONTACTA


Glosario - Indice general
Inicios del siglo XX | Primera Guerra Mundial | Entreguerras 1919-1939 | Segunda Guerra Mundial | La Guerra Fría | El Fin de la Guerra Fría


El triunfo de la revolución comunista en China había llevado la firma de un tratado de alianza con la URSS en 1950 y, tras la muerte de Stalin, Kruschev había viajado a Pekín en 1954, llegando incluso Moscú a comprometerse secretamente en 1957 a ayudar a China para obtener la bomba atómica.

Sin embargo, las nuevas políticas que lanzó Kruschev, la desestalinización y la coexistencia pacífica, terminaron por separar a dos naciones que por largas tradiciones históricas competían en su papel de potencias.  La coexistencia pacífica era opuesta a una política china que aún creía en el valor de la revolución mundial y no aceptaba que la URSS, una vez alcanzada la paridad nuclear, planteara la competencia con occidente desde una perspectiva esencialmente económica. La desestalinización era vista en Pekín como el abandono de los principios del marxismo-leninismo en una vergonzante política "revisionista".

El proceso de ruptura entre los dos gigantes comunistas se fue articulando en diferentes pasos:

  • En 1958 la China Popular bombardeó los islotes de Quemoy y Matsu en el estrecho de Formosa. Mientras Taiwan (la China Nacionalista de Chiang Kai Chek) era apoyado por EE.UU., la URSS mantuvo una actitud distante. Mao acusó al Kremlin de haberse convertido en un aliado objetivo de EE.UU., mientras que Moscú denunció el aventurerismo chino mortalmente peligroso en la era nuclear.

  • La visita de Kruschev a Pekín en 1959 hizo que se visualizaran las crecientes diferencias: los expertos soviéticos fueron repatriados, los estudiantes chinos en Rusia enviados a casa, se interrumpieron las acciones de cooperación. El más pequeño y pobre de los países comunistas europeos, Albania, firmará un acuerdo con China en enero de 1962, abandonando la órbita soviética y entrando en una alianza con China.

El conflicto ideológico se convirtió pronto en un típico conflicto entre potencias:

  • En el choque fronterizo por la región del Tibet entre China y la India en 1962, Moscú optó por apoyar al gobierno de Nueva Delhi.

  • Mao acusó a la URSS de "capitulacionista" tras la crisis de los misiles en Cuba en 1962.

  • En 1964, la China Popular ensayó su primera bomba atómica, lo que dio al enfrentamiento una nueva dimensión.

  • En 1969, estallaron incidentes fronterizos sangrientos en el rio Ussuri.

La nueva situación fue aprovechada por unos EE.UU. debilitados por la guerra del Vietnam. Kissinger en 1971 y el presidente Nixon en 1972 visitaron Pekín normalizaron las relaciones, lo que permitió que la China Popular ingresara en la ONU como miembro permanente del Consejo de Seguridad en la lugar de Taiwan.

Indochina fue otro gran escenario de la pugna chino-soviética mediante aliados interpuestos. Vietnam, sólido aliado de la URSS, se enfrentó con el régimen de Khmer rojos en Camboya, apoyado por China. El conflicto degeneró en acciones armadas en 1979. La invasión vietnamita de Camboya que acabó con el cruel régimen de Pol Pot fue contestada con ataques militares chinos en el norte de Vietnam. Por primera, vez dos países que se proclamaban comunistas hacían la guerra.

La llegada de Gorbachov trajo una mayor distensión que, sin embargo, no llevó a una plena normalización de las relaciones. Ambos países han seguido en adelante evoluciones bien diferentes: mientras que la URSS se derrumbaba y desaparecía, Pekín se mantenía como la única potencia comunista.