Acerca  |   Glosario  |   Biografías  |   Textos  |   Mapas   |   Estadísticas  |   Imágenes  |   Cronología  |   Actividades  |   Enlaces  


La insurrección de Berlín en 1953


Manifestantes en Berlín 1953

 



CONTACTA


Glosario - Indice general
Inicios del siglo XX | Primera Guerra Mundial | Entreguerras 1919-1939 | Segunda Guerra Mundial | La Guerra Fría | El Fin de la Guerra Fría


La imposición de cuotas de producción más duras sin subidas salariales desencadenó el 17 de junio de 1953 el inicio de amplias protestas obreras en Berlín oriental. Pronto la agitación se extendió al resto de la RDA, adquiriendo cada vez más los rasgos de una protesta política, de las protestas laborales se pasó a la demanda de elecciones libres.

Las protestas pronto se hicieron más violentas adquiriendo una extensión y duración mucho mayor de lo que nadie esperaba. Los altos cargos del SED (Partido Socialista Unificado de Alemania, el partido comunista de la RDA) y su líder Walter Ullbricht perdieron el control de la situación. La reacción soviética fue inmediata. Los carros de combate reprimieron por la fuerza la respuesta, abriendo fuego contra los manifestantes.

Las protestas en la RDA tuvieron lugar en medio de la lucha por el poder en Moscú.  Los incidentes en Alemania oriental fueron utilizados por los diversos bandos enfrentados. La detención y ejecución del jefe del aparato represivo de Stalin, Lavrentii Beria, fue parcialmente justificado por los problemas en Alemania.

En Washington, pese a que Eisenhower había llegado al poder entre propuestas de hacer retroceder a los soviéticos en Europa ("roll back"), las posturas prudentes se impusieron,  y EE.UU. se mantuvo impasible ante la represión de los tanques soviéticos.

Los sucesos de 1953 hicieron que la nueva dirección soviética abandonara cualquier idea de reforma en las "democracias populares". El mantenimiento en el liderazgo de la RDA de Walter Ullbricht mostraba que el Kremlin optaba por la línea dura. La intervención militar creó un modelo que se iba a repetir en 1956 en Hungría y en 1968 en Checoslovaquia. La incapacidad del modelo soviético para "convencer" a las poblaciones de las "democracias populares", llevó a estallidos de protesta brutalmente reprimidos por la vía militar.