Acerca  |   Glosario  |   Biografías  |   Textos  |   Mapas   |   Estadísticas  |   Imágenes  |   Cronología  |   Actividades  |   Enlaces  


La nueva Guerra Fría
1975-1985


CONTACTA



Los Acuerdos de Camp David

  El fin de la distensión
  Los avances soviéticos
      La guerra de Afganistán
  La respuesta americana al desafío soviético
      Jimmy Carter
      Ronald Reagan
  Los nuevos conflictos
      El Oriente Medio y los movimientos islámicos
      Los conflictos en Indochina
  El repliegue soviético
      Factores externos
      Factores internos



Los nuevos conflictos

El final de la década de los setenta y los inicios de los ochenta forman un período clave en el que viejos y nuevos fenómenos internacionales interactuaron de forma compleja. En un contexto caracterizado por una crisis económica internacional aguda, la "crisis del petróleo" iniciada en 1973, y por el inicio de la crisis final del sistema soviético, el  Tercer Mundo va a ser escenario de la aparición de nuevos conflictos que van a trascender la lógica del enfrentamiento entre bloques, del conflicto entre EE.UU. y la URSS.

El polvorín del Oriente Medio y los movimientos islámicos

La paz entre Egipto e Israel (1979)

El presidente egipcio Anuar el Sadat  rompió en 1976 la alianza que Nasser había tejido con la URSS y, con el patrocinio norteamericano, firmó en 1978 con el líder israelí Menajem Begin los Acuerdos de Camp David que llevaron a la firma del tratado de paz entre Egipto e Israel en 1979.

Esta paz por separado no trajo, sin embargo, la solución al conflicto. Los territorios palestinos continuaron bajo la ocupación israelí y Egipto fue condenado y aislado en el mundo árabe.  Sadat , considerado por muchos árabes como un traidor, murió asesinado en 1981 por un grupo integrista musulmán.

La guerra del Líbano (1975-1990)

El mosaico de pueblos y religiones que conforma el Líbano no pudo aislarse de la conflictividad de la región y durante más de quince años se enfrentó en una guerra civil cruenta entre las múltiples facciones contendientes: falangistas cristianos, milicias chiítas pro-iraníes, guerilleros palestinos de la OLP, milicias drusas...

Miles de palestinos se habían asentado en el Líbano y desde él lanzaban incursiones contra el norte de Israel. La respuesta del gobierno de Tel Aviv fue la ocupación del sur del país en 1978, y el ataque y bombardeo de Beirut en 1982 hasta el abandono de la ciudad de los guerrilleros de la OLP y su líder Yasser Arafat.

La revolución islámica en Irán (1979)

La aparición del islamismo, movimiento de fronteras difusas y difícil definición que también se viene en denominar fundamentalismo o integrismo islámico, es, sin lugar a dudas, la gran novedad del paisaje político mundial en la fase final del siglo XX.

Aunque sus primeras manifestaciones aparecen en la primera mitad del siglo, el mejor ejemplo son los Hermanos Musulmanes en Egipto, es en el conflictivo marco del Oriente Medio donde el islamismo va alcanzar sus primeros éxitos.

Tras cinco meses de cruentas manifestaciones el régimen pro-occidental del Sha de Irán es depuesto por una revolución islámica. El ayatollah Jomeini, máxima autoridad del clero chiíta accede al poder político y establece una brutal dictadura en la que impone a la población iraní los principios más rigurosos del Islam. En el terreno internacional, el Irán islámico se enfrenta a la vez con las dos superpotencias: EE.UU. "El Gran Satán" y la URSS comunista y atea. Humilla a Carter con el asalto a la embajada de EE.UU. en Teherán y la retención por más de un año de una cincuentena de rehenes y no duda en enfrentarse a Breznev deteniendo y fusilando a militantes comunistas.

La guerra Irán-Irak (1980-1988)

No es de extrañar que las potencias occidentales y Moscú miraran hacia otro lado e incluso apoyarann con armas a Irak, cuando su dictador, Saddam Hussein, decidió atacar a su vecino Irán. La guerra Irán-Irak (1980-1988), además de una de las más crueles del siglo XX, fue un buen ejemplo de los nuevos conflictos que sobrepasaban el marco estricto de la guerra fría y adelantaban las nuevas líneas de fractura que caracterizarán al mundo tras el fin del conflicto entre el bloque occidental y el soviético.

Los conflictos entre las potencias comunistas en Indochina

El abandono norteamericano de la península Indochina trajo un doble triunfo comunista en abril de 1975. Con pocos días de diferencia, las tropas de Vietnam del Norte ocupaban Saigón y establecían un régimen comunista, aliado de la la URSS, en todo el país; y las tropas de la guerrilla pro-china de los Khmers rojos, dirigida por Pol Pot , entraban en la capital de Camboya, Phnom Penh, y establecían una brutal dictadura.

Los conflictos entre estos dos países comunistas se multiplicaron en adelante. El conflicto chino-soviético se vino a concretar en la península indochina. Finalmente, las tropas vietnamitas con apoyo soviético conquistaron en 1978 la Kampuchea (Camboya) de los Khmers rojos. Posteriores enfrentamientos fronterizos entre China y Vietnam fueron la última fase de esta pugna entre las dos grandes potencias comunistas por la hegemonía en la península indochina.