Acerca  |   Glosario  |   Biografías  |   Textos  |   Mapas   |   Estadísticas  |   Imágenes  |   Cronología  |   Actividades  |   Enlaces  


Slobodan Milosevic
1941-

 


CONTACTA


Biografías - Indice general
Inicios del siglo XX | Primera Guerra Mundial | Entreguerras 1919-1939 | Segunda Guerra Mundial | La Guerra Fría | El Fin de la Guerra Fría


Nacido en Serbia de padres montenegrinos, Milosevic ingresó en la Liga de los Comunistas Yugoslavos (LCY) con 18 años de edad. Tras casarse con Mirjana Markovic, un furibunda comunista, inició su carerra política en la Liga de los Comunistas de Serbia, una de las organizaciones federadas en la LCY.

En 1987 accedió al liderazgo de la organización en Serbia. En pleno proceso de transición, con el sistema comunista fuertemente cuestionado y con reformas liberales en marcha, Milosevic centró sus demandas en la abolición de la autonomía de que gozaban Kosovo y la Vojvodina en el seno de la República Serbia y en la defensa de la intervención estatal, atacando las reformas económicas liberales por su costo social.

A partir de 1990 restringió los poderes de las regiones autónomas de Serbia y se convirtió en el líder de la oposición al cada vez más claro separatismo de Croacia y Eslovenia. Su actitud cerrada sirvió de acicate para la desmembración del país. La LCY se dividió en partidos propios de cada república. Milosevic, adaptándose a los nuevos tiempos, convirtió la Liga de los Comunistas Serbios en el Partido Socialista Serbio, siendo elegido presidente de Serbia por una gran mayoría.

El choque de nacionalismos dio lugar a una ruptura traumática del estado yugoslavo. En 1991 se iniciaron los choques ente Croacia y Serbia y en 1992 la guerra se trasladó a la vecina Bosnia.

La postura ultranacionalista de Serbia llevó a su país al aislamiento internacional y a sucesivas derrotas: en 1995 ante Croacia y en Bosnia y en 1999 en Kosovo, con intervención de la OTAN incluida. La política de "limpieza étnica" que aplicó a la población musulmana albanesa mayoritaria en Kosovo le valió el descrédito y la condena internacional, siendo acusado de crímenes de guerra. En el año 2001, Milosevic fue arrestado por el gobierno yugoslavo y entregado al Tribunal Internacional de Justicia de La Haya para ser juzgado por crímenes de guerra.