Acerca  |   Glosario  |   Biografías  |   Textos  |   Mapas   |   Estadísticas  |   Imágenes  |   Cronología  |   Actividades  |   Enlaces  


John Fitzgerald Kennedy
1917-1963

 


CONTACTA


Biografías - Indice general
Inicios del siglo XX | Primera Guerra Mundial | Entreguerras 1919-1939 | Segunda Guerra Mundial | La Guerra Fría | El Fin de la Guerra Fría


Educado en una rica familia de Boston, católica y de origen irlandés, su padre fue embajador en Londres.

Elegido senador por el partido demócrata en 1952, accedió a la presidencia en las elecciones de 1960, bajo un programa que el denominó de la "nueva frontera". Persuadido erróneamente de que EE.UU. estaban perdiendo la carrera nuclear con la URSS, lanzó programas importantes de rearme, tanto en el terreno nuclear como en el convencional.

Presidente en los tiempos de la "coexistencia pacífica" trató de alternar dureza y negociación (encuentro con Kruschev en Viena en 1961). No pudo impedir la construcción del muro de Berlín en 1961, pero, en una política de llevar la situación "al borde del abismo" ("brikmanship"), hizo que la URSS retirara los misiles nucleares de Cuba. Tras iniciar negociaciones con los soviéticos firmó el tratado de limitación de los ensayos nucleares en agosto de 1963, justo después de haber afirmado la presencia norteamericana en Berlín occidental tras visitar la ciudad rodeada y pronunciar el célebre discurso "Ich bin ein Berliner" (Yo soy un berlinés).

Tuvo, sin embargo, importantes fracasos como la frustrada invasión de Cuba en Bahía de Cochinos (abril de 1961) o su proyecto de partnership entre los EE.UU. y Europa en julio de 1962. En este segundo aspecto, los acuerdos que concluyó con el premier británico Macmillan en diciembre de 1962 en Nassau para proveer al Reino Unido de misiles Polaris, fueron vistos por muchos europeos, especialmente por el francés De Gaulle, como un medio de dominación americana de Europa.

Sin duda, su mayor fracaso fue apoyar de forma decisiva la escalada en la intervención norteamericana en Vietnam. El derrocamiento y asesinato del presidente survietnamita Diem en 1963 es uno de los aspectos más oscuros de la política exterior de Kennedy.